•   
  •   

Impacto al corazón. El auténtico marketing de sentimientos (Nota Técnica)

Si busca un libro convencional, donde domine la teoría y el dogma, esta reflexión no le interesa. Si lo que busca es un libro fresco, original y que invita a pensar, Impacto al corazón. El auténtico marketing de sentimientos es una buena opción que no le ocupará mucho tiempo –son unas 150 páginas con letra generosa, amplios espacios e ilustraciones- y que le dejará un buen sabor de boca. Incluso puede hacerle viajar un momento a su infancia y reflexionar sobre las experiencias que han marcado su...

En un mundo crecientemente globalizado y en el que cualquier producto y servicio puede ser copiado de un día para otro, los expertos en marketing y comunicación se han orientado en los últimos años hacia las sensaciones y los sentimientos.

Vender un producto, un servicio, una empresa, empieza por venderse a uno mismo, no sólo ante los potenciales clientes en el mercado, sino también ante los propios empleados y los diferentes proveedores vinculados de una u otra manera a la organización. Cada uno de los actores, sean particulares o empresas, ligados a una entidad juega un papel clave; lo importante es que encuentren su sentido en el engranaje y se sienta necesario, utilizando como herramientas el ingenio, la sencillez y la creatividad.

Los autores se basan en diez experiencias vitales y profesionales reales, para perfilar lo que consideran los principios que deben tenerse en cuenta para alcanzar el éxito. La primera de las protagonistas del libro cita un viejo dicho: "Todas las mañanas hay una gacela que corre para no ser comida por el león. Todas las mañanas hay un león que corre para comer gacelas y no morirse de hambre. Lo importante es que todas las mañanas, cuando te despiertes, estés corriendo".

En Impacto al corazón, dieciséis personas, con diferentes profesiones y situaciones, prueban fortuna en una mina de oro, que promete recompensa tanto al que encuentre las ansiadas pepitas como al que no. A este último le garantiza "otro tesoro, que, aunque en principio parece invisible, pasado un tiempo se revela aún más valioso que las pepitas".

Seis de los personajes -un taxista, un pobre que vende La Farola, un estanquero, un estudiante enamorado, un ejecutivo y un ama de casa- escogen la senda más corta para llegar a la mina, empiezan a trabajar antes y con mayor ahínco, pero observan con envidia cómo los otros diez –una vendedora de seguros, un lord inglés, un periodista calvo, un personaje de cuento, un creativo, un especialista en plantas, una empresaria propietaria de una gran casa, un especialista de cine, doble de Silvester Stallone, una reportera de acción y el presidente de una multinacional-, que han elegido el camino más largo, pero más atractivo, obtienen con facilidad el ansiado tesoro que ellos no logran encontrar. ¿Qué es lo que hacen mal? Y, sobre todo, ¿qué deberían hacer para cambiar su suerte? Para averiguarlo, los seis personajes infortunados iniciarán una labor de espionaje común que les llevará a obtener su premio y les ayudará a solventar sus problemas, personales y profesionales, y lograr el éxito en la vida.

Como podrá imaginar, el tesoro que obtienen los menos afortunados en la búsqueda de oro es el aprendizaje, a partir del ejemplo y la experiencia de aquellos que han sabido aplicar en su vida y en su trabajo los principios del decálogo que se va perfilando capítulo a capítulo, y que se resume al final del libro:

-Aprovecharé las oportunidades –estar alerta para no perder posibilidades y tener una actitud proactiva y creativa-.

-Adquiriré cultura de servicio –transmitir una buena cultura e imagen de la empresa, sin caer en la servidumbre-.

-Utilizaré el humor como forma de comunicación –desdramatizar ciertas situaciones para atraer la atención, romper el hielo y provocar una sensación de cercanía-.

-La comunicación como medicina –utilizar mensajes positivos y partir de ideas preestablecidas para construir otras nuevas en el sentido que nos interese-.

-Intentaré ser creativo en mis actos –la imaginación y el ingenio para romper con prejuicios y costumbres y lograr la diferenciación frente a la competencia-.

-Me fijaré en el poder de la sencillez –extraer lo mejor de cada cosa, de cada situación, y presentarlo de la manera adecuada; es tan importante lo que se dice como la manera en que se dice-.

-Intentaré tener el valor para emprender –esforzarse por conseguir los objetivos, a pesar de los obstáculos que surjan en el camino-.

-Seré profesional en mis actos –poner el máximo cuidado, hasta en los más pequeños detalles-.

-Buscaré la emoción pura –los sentimientos, las emociones, es lo que pervive y lo que importa a las personas. Un ejemplo: ciudadano Kane y su trineo, Rosebud-.

-Y el liderazgo con carisma y seducción –motivar a los empleados con cercanía, confianza, entusiasmo y buenas ideas-.


El prólogo del libro recoge las impresiones acerca del mismo y de su objetivo de varios expertos de la publicidad, el marketing y la comunicación. Quizá la más clarificadora sea la de Félix Muñoz Lázaro, director de Servicios de Marketing y Comunicación de Coca Cola España. "A veces olvidamos que consumidores y clientes no dejan nunca de ser personas con sentimientos. En este libro se aprende que el corazón es algo que puede ganar muchas guerras y su olvido es la razón de muchos fracasos. Pongámoslo en nuestros planes de marketing y comprobemos su poderoso efecto".

Los propios autores resumen en una frase final el espíritu que contiene su trabajo: "Las familias que funcionan, los equipos que funcionan, los negocios que funcionan, todos tienen que ver con relaciones humanas que funcionan".

0.0/5 rating (0 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.