•   
  •   

Primer paso en la Gestión del Conocimiento - Tom Stewart (Artículo )

"Se habla mucho de que estamos en la economía del conocimiento, pero no todos los directivos tienen claro cómo gestionarlo. En esta entrevista, Thomas Stewart reflexiona sobre esta cuestión, así como el papel de los directivos en la gestión del conocimiento y sobre la importancia del conocimiento tácito en las organizaciones". HDBR 164 Enero 2008.

Si uno viaja a países en vías de desarrollo, puede percibir claramente su PIB "encima" de los camiones: carbón, madera, patatas… En los países desarrollados la mayoría de los componentes del PIB están relacionados con el conocimiento, servicios profesionales, entretenimiento. Además, cada vez extraemos más ventajas del capital aplicando conocimiento (podemos comprobar la cantidad de aparatos que utilizamos que dependen de la electricidad), y esto hace que se cree un sector de la economía casi sin capital.

Tom es el director de la Harvard Business Review, y comenta en este artículo la ventaja competitiva de lo que él llama la economía del conocimiento, y el papel de los directivos a la hora de gestionarlo. Opina que la tarea de los directivos puede resumirse con las siglas "DNA" (Definir el trabajo, Nutrir o desarrollarlo, y Asignar recursos), más allá del tradicional papel de un ejecutivo "POEM" (Planificar, Organizar, Ejecutar y Medir), porque cree que en la época en la que vivimos el cambio es constante y el trabajo hay que definirlo continuamente.

Define conocimiento "tácito", en contraposición al "explícito", como aquél que incluye nuestra experiencia, el juicio, las destrezas personales, todo aquello que no sabemos cómo escribir en un manual, y que es el que puede proporcionar una ventaja competitiva.

Opina que el primer paso en la economía del conocimiento es preguntarse de dónde vienen las ventas, observando el conocimiento que compra y vende. Lo último sería, aunque parezca paradójico, la gestión del conocimiento, tal y como la venimos conociendo estos últimos años.

Beatriz Muñoz Seca y Josep Riverola, del IESE, ya nos enseñaban hace años que el conocimiento es volátil, que se desarrolla por aprendizaje, que se transforma en acción por el impulso de la motivación y que se transfiere sin perderse. Sin embargo, yo creo que ellos se referían a un conocimiento más operativo, más cerca del explícito, que es el que puede materializarse, escribirse, y que nos sirve, como grupo, para resolver problemas conocidos.

Lo interesante del conocimiento "tácito" es que se va a la zona de "grises" dónde muchas veces no sabes lo que sabes, porque hasta que no te llega la oportunidad o el problema, no eres consciente de que capaz de afrontarlo y resolverlo.

Adjunto
0.0/5 rating (0 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies