•   
  •   

Seis estrategias para el éxito (4ª Estrategia)

Los autores del libro "Seis estrategias para el éxito", Siberman y Hansburg, publicado por Editorial Paidós Plural, siguen en esta 4ª Estrategia con las relaciones personales con nuestros jefes y compañeros de trabajo. La importancia de la persuasión es determinante en nuestras relaciones laborales.

4ª ESTRATEGIA: Invitar a los demás a ser nuestro espejo y no nuestro punto ciego

Debemos de invitar, cuando no provocar, el que un número importante de personas nos digan lo que piensan. Podremos o no estar de acuerdo con ellos, pero siempre es mejor que adivinarlo.

Cuatro maneras de alentar el Feed-Back

  • SINCERIDAD: Exponer motivos con claridad
  • ESPECIFICIDAD: Decir con claridad que tipo de información queremos obtener
  • SEGURIDAD: Garantizar que cualquier opinión va a ser tenida en cuenta y de manera "aséptica"
  • AUTOCRITICA: Reconocer algunos errores como punto de partida

El poder de la crítica constructiva

A la hora de moldear el comportamiento, la recompensa es más poderosa que el castigo. Es importante reclamar a los superiores información de "Cómo lo estamos haciendo", sin que suene a estar necesitado.

Qué hacer cuando nos toca a nosotros ser el espejo

  • Pedir permiso
  • Emplear los elogios
  • Sugerir

Comprobar que la otra persona ha comprendido el contenido de nuestra crítica y que está de acuerdo con ella.

COACHING

Lograr un elogio de un jefe frio

Plantearlo siempre desde el punto de vista de la organización

Cuando en un equipo falta comunicación

La información es un regalo, pero a veces debemos de decirle a la gente qué es lo que queremos exactamente. Para ello:

  • Buscar la opinión de muchas personas: Abrir el abanico de posibilidades
  • Apoyar nuestra petición con razones de peso: "Si esto no sale bien, tendremos problemas en la relación con nuestro cliente, necesito que me aconsejéis en cómo realizarla"
  • Especificar qué tipo de opinión se busca: Ser específico sobre que tipo de opinión sería útil.

Se puede desarrollar un pequeño cuestionario que incluya los puntos en los que sentiremos que nuestro desempeño es débil. Distribuirlo entre nuestros colegas y pedir una fecha para que nos lo devuelvan.

Cuando la aparencia de un compañero no es la adecuada

Una crítica puede ser dolorosa en el momento en que es expresada, pero puede evitar años de sufrimiento.

Presentar una renuncia

"La diplomacia es el arte de decirle a alguien que se vaya al infierno de manera que esté encantado de irse allí"

Cuando dejamos un empleo y queremos "comentar" con el antiguo jefe, podemos primero pedir opinión, y después ofrecer la nuestra.

Manejar los rumores

La crrítica es constructiva, el rumor es destructivo. Convertir los chismes en comentarios útiles. Para ello existen dos vías posibles:

  • Pública: Pedir al equipo que "apaguen" radio macuto. No guardarnos nuestras críticas, expresémoslas de manera asertiva. Estimulemos una discusión sobre el tema, y promovamos un compromiso/consenso sobre el tema (Así nos preparamos para la próxima vez)
  • Privada: Comentamos con el "atacante" lo que hemos oído, plantear si hay una objeción constructiva, y si así fuera, sugerir que hable con el tercero en discordia o hacerlo nosotros mismos.

Cuando alguien apenas se comunica con los demás

Para abrir una ostra, hacer una presión de forma gradual. Ante una respuesta de indefinición, probar una serie de preguntas que suenen poco comprometedoras, e intentar poco a poco obtener una respuesta. Para ayudarle a que dé su opinión, ofrecerle una estructura:

  • Perspectiva: Dar antes nuestra opinión
  • Razonamiento: Exponer los motivos por los cuales queremos oír la opinión de nuestro empleado
  • Estructura: Para ayudar a nuestro empleado a organizar sus comentarios, proporcionar listas o enviar preguntas por e-mail

Cuando el jefe nos hace una advertencia verbal

Una crisis representa un peligro, pero también una oportunidad. Estrategia:

  • Obtener una definición clara de las expectativas de nuestro superior
  • Hacer un inventario personal
  • Establecer una comunicación rutinaria con nuestro superior.

Tratar con alguien que siempre se está quejando

La libertad de expresión tiene límites. Dar a entender al individuo en cuestión que debe de acudir a nosotros cuando quiera expresar sus quejas y no ventilarlas con el resto del equipo.

0.0/5 rating (0 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies