•   
  •   

Mentoring y Coaching (Reseña de Libro)

Pilar Jericó, en un interesante prólogo que ayuda a entender el libro, cita a Bertrand Russel: "Lo más difícil de aprender en la vida es qué puente hay que cruzar y qué puente hay que quemar"... y Pilar cree que uno de los medios más recomendables para tomar dichas decisiones es contar con la ayuda de un mentor, alguien que comparte su experiencia y es fuente de inspiración para nosotros. Beatriz Valderrama, la autora de este práctico libro que ha editado FT Prentice Hall, se desayuna pronto con una generosa perla: "El papel del mentor es regalar sabiduría, que no es lo mismo que conocimientos, sino la capacidad de emplearse de manera inteligente y actuar con buen juicio para bien de uno mismo y de los demás. Es, en suma, transferir experiencia".

Beatriz define Mentoring como el proceso por el cual una persona experimentada ayuda en el desarrollo personal y profesional de otra, en una relación de confianza y compromiso. A diferencia del Coach, el mentor sí ha de ser una figura de referencia con una experiencia concreta en la empresa o en el ámbito profesional en el que quiere progresar el mentorando, y tener una trayectoria vital y valores humanos que transmitir.

Para ejercer el papel de mentor es condición necesaria poseer experiencia en un campo determinado, reconocimiento profesional y amplios conocimientos de la estructura, la política, el poder y la cultura de la organización o del sector, así como contar con una red de contactos y capacidad de influencia para impulsar la carrera profesional de otros. Pero además, para apoyar y promover el crecimiento personal y profesional de terceros, se necesita ser un buen modelo de valores y cualidades personales.

Una vez completado el bloque de definiciones, Beatriz profundiza en las cuatro características que hay que verificar que poseemos antes de saber si somos o no buenos mentores: el conocimiento de uno mismo, la capacidad de desarrollo propio, el ser capaz de conocer a los demás, y la proyección de expectativas positivas; éstas constituyen la segunda fase del libro que aporta consejos y referencias de gran interés para todo aquel o aquella que quiera comenzar su andadura en esta difícil profesión, casi oficio diría yo.

A continuación, en la tercera parte del libro, Beatriz nos conduce por el proceso de Mentoring, y propone un modelo original que denomina CERCA, que se estructura en cinco pasos de acuerdo con el siguiente esquema:

1. CLIMACrear una relación de confianza y compromiso

Se trata de establecer el contexto y crear un clima de confianza positiva para la interrelación, explicitando las expectativas recíprocas y las reglas de juego para que el proceso de Mentoring se produzca de forma abierta, natural y espontánea. Incluye las siguientes actividades:

a. Crear un contexto de relación positiva
b. Establecer sintonía emocional
c. Transmitir un actitud de apoyo y confianza
d. Establecer el compromiso del Mentoring: roles, reglas, calendario

2. ESCUCHARExplorar y escuchar con empatía

Alcanzar comprensión de las expectativas, necesidades e inquietudes de futuro del mentorando. Las actividades incluidas en esta fase serían:

a. Hacer preguntas poderosas
b. Ayudar a pensar
c. Escuchar en profundidad
d. Ayudar a encontrar propias soluciones

3. RETARY ayudar a redefinir y resolver problemas

Ayudar al participante a tomar conciencia de su situación actual, establecer la visión a dónde quiere llegar y elaborar un plan de acción que le permita alcanzarla. Las actividades principales serían:

a. Estimular para conseguir metas altas
b. Ampliar la perspectiva
c. Distinguir entre obstáculos y limitaciones
d. Ayudar a utilizar la creatividad
e. Elaborar un plan de acción

4. CONSTRUIR Comprensión y capacidad

Aportar recursos al mentorando, ya sean nuevos conocimientos, experiencias, formas de pensar o relaciones. Las actividades recomendadas por Beatriz para esta fase son:

a. Proporcionar pautas, pistas, recursos y modelos de comportamiento
b. Ofrecer oportunidades de ensayo y práctica de habilidades
c. Proporcionar feedback específico

5. ACCIÓNApoyar la acción autónoma

Reforzar la capacidad del mentorando para poner en práctica las habilidades adquiridas y seguir mejorando de forma autónoma. Las actividades propuestas para esta fase son:

a. Reforzar, felicitar por los logros alcanzados
b. Expresar confianza en las decisiones
c. Animar y apoyar en los momentos difíciles
d. Fomentar la autoestima y la confianza
e. Impulsar la autonomía
f. Recordar que emoción viene del latín "emovere" que significa poner en movimiento, y que es la fuerza impulsora más poderosa del comportamiento humano.

Beatriz, se ve que aficionada a los acrósticos, utiliza la palabra MENTOR para recordar cómo deben ser los objetivos propuestos por el mentor: Medible, Específico, Necesario, Temporalizado, Oportunidad, Retador.

Por último, la autora, en uno de los anexos, nos propone un modelo de Coaching que denomina SEDA, modelo que se compone de cuatro fases, cuyas actividades principales se incorporan.

1. SintonizarGenerar una relación fluida

a. Crear un clima de confianza
b. Establecer sintonía emocional
c. Establecer el acuerdo de Coaching

2. Escuchar

a. Preguntar y escuchar
b. Guiar el proceso de reflexión sobre los puntos fuertes y áreas de mejora

3. Desafiar

a. Ayudar a descubrir
b. Consensuar un plan de desarrollo

4. Aportar

a. Ampliar el punto de vista del coachee
b. Proporcionar feedback, orientación y apoyo para superar las dificultades.

Como se ve, el desarrollo de las competencias de los coaches sigue la línea de los mentores, excepto la fase de transferir experiencia y conocimientos.

Adjunto
0.0/5 rating (0 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies