•   
  •   

Project Finance Responsables: Principios de Ecuador (Nota Técnica)

En abril de 2009 Banco Santander seguía los pasos de BBVA (2004) y adoptaba los Principios de Ecuador. La peculiar naturaleza de esta iniciativa, que promueve una visión responsable de los Project Finance, y la sólida tendencia de fortalecimiento de la misma, que hace cada día más llamativa las ausencia de algunas entidades financieras, justifica que recojamos desde Know Square un breve texto sobre estos Principios así como una entrevista a Antoni Ballabriga, director de Responsabilidad y Reputa...

En abril de 2009 Banco Santander seguía los pasos de BBVA (2004) y adoptaba los Principios de Ecuador. La peculiar naturaleza de esta iniciativa, que promueve una visión responsable de los Project Finance, y la sólida tendencia de fortalecimiento de la misma, que hace cada día más llamativa las ausencia de algunas entidades financieras, justifica que recojamos desde Know Square un breve texto sobre estos Principios así como una entrevista a Antoni Ballabriga, director de Responsabilidad y Reputación Corporativa del BBVA, publicada previamente en "Revista Estrategia Financiera".

Los principios de Ecuador surgen en Washington (2003) como una iniciativa del sector financiero especializado en Project Finance. Un grupo de diez entidades activas en este mercado crea y adopta de forma voluntaria una guía de actuación para la actividad de financiación de proyectos. La guía se basa en el seguimiento de los estándares ambientales impuestos por la Internacional Finance Corporation (IFC, World Bank) para sus financiaciones. En abril de 2006 la IFC cambia sus "Guidelines" y adopta los "Social and Environmental Standards", adaptándose en julio de 2006 los Principios de Ecuador. El ámbito de aplicación de los Principios de Ecuador se amplió en la citada reforma de 2006 exigiéndose a las financiaciones cuyo coste sea de al menos10 millones de dólares (el ámbito anterior es 50 millones), lo que ha incrementado sensiblemente su alcance.

Hoy, ya consolidados, los Principios de Ecuador constituyen un punto de referencia para las actuaciones financiadoras de proyectos y un sistema de tutela efectivo de protección del medio ambiente.

La filosofía básica que fundamenta su nacimiento es el convencimiento de que, a través del autocontrol de los financiadores, puede transformarse el proyecto financiado. Aunque es conocido que, en un Project Finance, es la viabilidad operativa del proyecto la que garantiza la viabilidad financiera, es muy cierto que la posibilidad de condicionar la financiación al cumplimiento de los principios, puede modificar el perfil final de proyecto o condicionar su nacimiento. Teniendo en cuenta que la Universidad de Harvard estimaba en 2006 (Esty B. and Sesia A., "An Overview of Project Finance and Infrastructure Finance", HBS Publishing Case No.: 207-107, Harvard University) que la financiación de Project Finance a través de préstamos representa un 86% del total de financiación de esta operaciones (frente a otras alternativas como emisión de deuda), parece claro concluir que condicionar la financiación a la evaluación ambiental puede ser una estrategia eficaz para asegurar la protección al medio y a la sociedad.

Es cierto que la filosofía de protección al medio ambiente basada en la prevención y reparación, que nacería con aquella máxima del "polluter, payer" de la OCDE y que evoluciona hasta el desarrollo sostenible, se ve recogida de manera más que satisfactoria en los sistemas jurídicos de los países desarrollados. Sin embargo, en los países en vías de desarrollo, la ausencia de un cuerpo normativo satisfactorio o de una maquinaria administrativa eficiente no siempre garantiza que exista el control adecuado del impacto ambiental. Muchos de los grandes proyectos a desarrollar en esta década nacerán en este contexto. La mayoría de ellos requerirán financiación bancaria de grandes dimensiones y carácter multinacional. Obligar a que la medida del impacto socioambiental en grandes proyectos sea tomada hoy por la Entidades financieras (miembros) como una de las exigencias clave en el análisis de viabilidad cambia el contexto de mercado de oferta para esta financiación.

En la actualidad, los miembros de los Principios de Ecuador (http://www.equator-principles.com/index.shtml) incluyen en su lista buena parte de las entidades más importantes del sector (19 de las 40 entidades financieras más activas en PF, que representan aproximadamente el 47% de los proyectos financiados). Los miembros se denominan EPFI (Equator Principles Financial Institution), etiqueta cada día más visible en buen número de informes de Responsabilidad Social del sector.

A modo de ejemplo, aunque en permanente actualización, recogemos el ranking de las diez entidades financieras más activas en financiación de proyectos a través de préstamos y se informa de su adhesión a los Principios de Ecuador.

ENTIDADES FINANCIERAS PRESTAMISTAS MÁS ACTIVAS EN PF (2007)

  1. The Royal Bank of Scotland
  2. Calyon
  3. Mizuho Corporate Bank
  4. Societé Générale
  5. ABN AMRO
  6. BNP PARIBAS
  7. BBVA
  8. WestLB AG
  9. State Bank of India (NO MIEMBRO PE)
  10. Mitsubishi UFJ

A nivel mundial destaca negativamente la importante ausencia de State Bank of India (9º) y la tardía incorporación (a lo largo de 2008) de BNP Paribas (6º), y Mitsubishi UFJ (10º). Dentro del sistema financiero español, cabe destacar el compromiso efectivo y real de BBVA (que puede además seguirse de manera muy detallada y satisfactoria en sus informes de responsabilidad social), la noticia de la muy reciente incorporación de Santander y la persistente ausencia de Caja de Madrid, frente a presencias ya consolidadas como La Caixa y la curiosa pero, por qué no, loable, de Caja de Navarra.

Los nueve Principios de Ecuador guían a la entidad hacia la exigencia de evaluación del impacto medio ambiental del proyecto que se presenta ante ellos requiriendo financiación. Según esta metodología los proyectos deben ser clasificados dentro de tres categorías de impacto: desde la Categoría A, que recoge proyectos con posibles impactos sociales o ambientales adversos y significativos que son considerados irreversibles o sin precedentes a la categoría C, con impactos sociales o ambientales mínimos.

La categorización de un proyecto como "A" o "B" desencadena la necesidad de una evaluación de impacto social y ambiental inicial (SEA, Social and Environmental Assessment), que debe comprender un amplio proceso de análisis que se extiende a diferentes ámbitos de impacto y debe verse acompañada de un conjunto de medidas mitigantes proporcional y adecuado al tamaño del proyecto (AP, Action Plan). Completa el marco de control la necesidad de seguimiento de estos proyectos y la obligación de transparencia en información a la que se comprometen las EPFI.

Es indudable la aportación de los Principios de Ecuador a la protección del medio y la sociedad. Se han convertido en una herramienta de control indirecto efectivo sobre grandes proyectos con capacidad de generar elevados impactos ambientales, vinculando viabilidad y sostenibilidad. El horizonte a corto plazo es la adhesión de más entidades y la mejora de la integración de los mismos en la mecánica interna de la Entidad adherida. A medio plazo son un catalizador claro de un proceso de cambio que llevará este tipo de esquemas de autocontrol a su aplicación futura a otros tipos de estructuras de financiación.

Por su interés, y estando relacionada con el asunto tratado, adjuntamos en "Documentación relacionada" una entrevista a Antoni Ballabriga, director de Responsabilidad y Reputación Corporativa del BBVA, publicada previamente en "Revista Estrategia Financiera", número 260, abril 2009, ISSN 1130-8753.

Existen otras Iniciativas para el Sector financiero destinadas a promover que la actuación de las entidades financiera se oriente hacia la protección la medio ambiente y a comportamientos socialmente responsables.

La Iniciativa para el Sector Financiero del Programa de Naciones Unidas para el Medioambiente (UNEPFI, http://www.unepfi.org/), creada en 1992. Persigue colaborar con instituciones financieras en la identificación, definición y promoción de buenas y mejores prácticas en materia medioambiental, en sus operaciones internas y externas. En ella se integran más de 160 instituciones (Entidades financieras, aseguradoras, fondos de capital de riesgo y asesores de inversión).

Otras relevantes son las Directrices de la OCDE y el denominado Global Compact de la ONU (http://www.unglobalcompact.org), son las más conocidas. Estos estándares expresan principios voluntarios muy amplios que abarcan iniciativas en materia de derechos humanos, derechos laborales, medioambiente y lucha contra la corrupción. En 2004, el Global Compact de la ONU invitó a las instituciones financieras a unirse a la iniciativa, acción que resultó en el informe "Who cares wins: Connecting financial markets to a changing world".

Adjunto
0.0/5 rating (0 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies