•   
  •   

El peligro del éxito... ¡y sobrevivirlo! (y II) (Resumen del Taller)

2ª parte del Resumen del Taller Know Square, celebrado en dependencias de la Fundación Rafael del Pino siendo el moderador Santiago Álvarez de Mon, y contando con la participación de los siguientes ponentes, según orden cronológico de presentación: 1º. [b]Pepe Monteserín[/b], autor del libro cuyo título es homónimo al del taller convocado (ver 1ª parte) 2º. [b]Carlota Mateos[/b], cofundadora de RUSTICAE Club de Calidad (ver 1ª parte) 3º. [b]Baltasar Parra[/b], ex - directivo de General Electric (GE) 4º. [b]Pedro Luis Fernández[/b], CEO de GAM Maquinaria

BALTASAR PARRA

“Como Carlota, estoy muy nervioso”, reconoce Baltasar. Nos dice que constituye su 1ª conferencia permaneciendo sentado y sin ponerse corbata. A diferencia de Pepe, disiente por haber escogido “Susto” y no “Muerte”. Se planteaba el título para resumir 3 años y 4 meses de reflexión desde su accidente. Y el título que mejor cree se corresponde con lo que quiere relatar es: REINVENTARSE y como se habla de vida: UNA DECISIÓN VITAL.

Propone dos objetivos:

1.    Transmitir una experiencia llena de emociones
2.    Invitar a la reflexión, a partir de esa experiencia

“Siempre se habla de controlar; labor realmente difícil en mi caso”,
razona ante la evidencia de lo que le ha sucedido. La experiencia ha provocado que las emociones le broten sin control ni filtro. Y contrariamente a lo que creía con anterioridad, no se siente vulnerable, ni mucho menos, sino más auténtico:

“Hacer un alto en el camino es algo difícil. Para mí más fácil, por tener más tiempo para todos ustedes. Es una necesidad, una obligación y un deber diario”, declara con rotundidad y serenidad.

Explica la historia de su accidente:

  • Largo puente de noviembre, fiesta de Todos los Santos.
  • Acuerda con su mujer ir a la playa aunque cambian de opinión y permanecen en Barcelona.
  • Decide dar una vuelta en bici. Sale para llanear y coger fondo al no estar su amigo habitual.
  • Y le dice a su mujer que saldría solo pero que se quedara tranquila, pues llevaba el móvil.
  • Mira antes sus correos y ve uno del CEO de GE mundial felicitándole sus 5 años de empresa.
  • Baja al trastero y se encuentra con la bici deshinchada. La coge a cuestas hasta la gasolinera. Y la válvula de la rueda no coincidía con la de la gasolinera... Regresa resignado a su casa. A mitad de camino, encuentra a un ciclista que pasaba y le pregunta si por azar tenía una bomba para hinchar la bici y le ofrece inmediatamente ir hasta su casa y reparar el percance.
  • Se va en dirección de la montaña del Tibidabo y coge el camino que frecuentaba con su amigo. Pero, siendo inconformista deja el camino y baja por un sitio con un punto complicado en el que tendía a caerse. Cuando llega al mismo se baja, coge la bici y se monta cuando vuelve a ser llano. No vuelve por el mismo camino, porque era aburrido.
  • Opta por otro con cierto vericueto y se cruza a un hombre con su hija que conocía aunque evita saludarlos para ir por una bajada y se topa con el fatal accidente quedando clavado, sin movimiento.
  • A los 30’’ se presenta Carles Martí (a quien había evitado saludar) quien lo socorre y organiza todo.
  • Se dirigen al Hospital de la Vall d’ Hebrón desde donde llaman para informarle a su mujer.
  • Cuando se ve con ella, con tono de culpabilidad, le dice: ¡Qué burro, qué burro he sido!
  • Rápidamente lo pasan a urgencias traumatológicas y haciendo un símil ciclístico señala estas etapas:

1ª. Shock. El tiempo se detuvo para toda su familia al recibir la dura noticia y la 1ª impresión que imaginan es que va a dejar de respirar y el futuro sería quedar conectado a un respirador por el resto de su vida, sin poder mover brazos ni piernas. “Cuando creíamos tener todas las respuestas, cambiaron todas las preguntas”, añade fruto de esa impresión inicial. Se encuentra postrado en una cama, con la única perspectiva de un techo y una pared frontal, con la única referencia del tiempo que marcaba un pequeño reloj digital, comprado de urgencia, en un chino próximo.

2ª. Supervivencia. Etapa llena de dificultades, en la que su día a día era luchar contra las complicaciones que se iban sucediendo. “No permitas a nadie que te diga cuánto vales. Tú eres el único responsable de conocer tu propio valor”, aconseja y se aplica. Respirar y hacerlo sentado era su auténtico calvario.

3ª. Burbuja. Fue un oasis en el camino. Lo trasladan, respirando como cualquier otro al Instituto Guttman: un centro sin barreras, donde el personal está completamente dispuesto a atenderte rodeado de otros en sillas de rueda, mejor, peor o igual que Baltasar; un mundo ideal en el que se preparan para una nueva vida, sin saber aún cuál sería la evolución y futuro de cada paciente.

4ª. Realidad y Oportunidad. El rumbo puede ser de colisión o no, según se decida. “La especie que prospera no es la más fuerte o inteligente; es la que mejor se adapta” (Darwin). “Y la realidad es que soy tetrapléjico”, reconoce, “pero la realidad es que uno puede hacer y formarse más allá de lo que se imagina”.

Por último, menciona TRES PILARES en los que se sostiene: 2 laterales y uno central:

-    Diana, como asistente personal/cuidadora
-    Amigos y compañeros que le han ayudado
-   
Hace algún tiempo leía en LA VANGUARDIA una fábula escrita por su actual director, sobre la película EL INTOCABLE, en la que se hablaba de “Valores en la vida y la Vida como valor”. Y la relación existente entre el cuidador y el que está siendo cuidado. “El intocable, en esta película, soy yo”, afirma sin ambages.

Y remata, haciendo suyas lo que decía el autor:

“Se deben relativizar los problemas, congraciarse con la existencia y vivir intensamente. Sonreírle a la vida”.


LA FAMILIA como pilar central


Cuidador y cuidado demandan un equilibrio imprescindible que debe guardarse entre ambos y en el que debe participar toda la familia, hermanos e hijos, principalmente. Cuando sufre el accidente, su hijo mayor tenía 15 años. En tres años, han pasado por la convivencia que supone su maduración entre su adolescencia y la dependencia de Baltasar. Con esfuerzo lo han sobrepasado. Su mujer, Marta, como hierro forjado, con su fortaleza, tenacidad y amor ha propiciado un proyecto sostenible al que contribuyeron activamente todos sus amigos.

Define al amigo como: “Aquel que a pesar de conocer todo sobre ti, Te quiere. No pierdas la oportunidad de conocerlo. Es un privilegio”. Han sido los responsables de haberle creado nuevas ilusiones. Le llenan su agenda e, incluso, le han ayudado a dar una vuelta en bici por Patagonia.

En la empresa muchas veces, se habla del capital humano y conciliación. Hoy Carlota vino con sus dos hijos. La empresa, frecuentemente, olvida a la persona que somos y al entorno afectivo al que se pertenece. “Sigue a tu corazón, aunque creas que es demasiado tarde”, es su consejo al respecto apoyándose en lo dicho por el autor de “El Principito”.

Y llegamos al futuro: “¿Quién se atreve a escribirlo?” Baltasar se disculpa por no poder responder.

“Vivamos cada día como si fuese el último”,
es su mensaje y puntilla final a su experiencia.

“Gracias y ¡disculpen si no me levanto!”
, son las últimas palabras de un testimonio sin parangón.

PEDRO LUIS FERNÁNDEZ


“La belleza de las cosas existe siempre en el espíritu de quien las contempla”
“Si esto es así, la gravedad de las adversidades que nos acontecen depende en su magnitud del espíritu con el que se afrontan”,
remarca Pedro.

“Los empresarios han sufrido mucho en los últimos cinco años. Y todos hemos aprendido mucho”, continúa. Lo importante es darse cuenta en desarrollar determinación y perseverancia y preservar valores para empezar a construir de nuevo o volver a crecer. Pero hay que despreocuparse de lo que se ha perdido.

“Desaprender cuesta mucho: Las ideas se pegan a la piel, acabamos enamorándonos de ellas” (citando a Álvarez de Món) Los científicos, los grandes hombres que han marcado nuestro mundo lo han hecho en la 1ª mitad de su vida. Durante la 2ª, se dedican a justificar las ideas que han tenido en la 1ª, pues siguen enamorados de ellas.

En GAM aún hay muchos problemas. Más que los normales. Por ellos mismos y por el entorno. Al compartir ideario, son inaccesibles al desaliento, aceptando los problemas con coraje y determinación. Propio de personas que han atravesado dificultades en sus vidas personales cual guerrero sosegado por haberse visto curtido en mil batallas. Saber dónde se está, sin miedos ni complejos, es un talento admirable y una gran actitud. Pedro aspira a tenerla y compartirla, pues afrontar las adversidades habidas y salir indemnes ha contribuido a que pueda aspirar a ella.

En los años previos a la 2ª guerra mundial, la preocupación cundía en el gobierno inglés por temor a la aviación alemana: 250.000 muertos como previsión. Londres era proclamado como el mayor blanco del mundo, según Churchill, para atraer a la alimaña al prado. Y predijo que de 3 a 4.000.000 de londinenses tendrían que emigrar al campo. Podría haber 600.000 muertos y un millón y medio de heridos, según el mando militar británico, ante un bombardeo sostenido. Un cuadro de pánico total, los obreros negándose a trabajar era lo que, aparentemente, se avecinaba. Pararía todo y el ejército no tendría capacidad de respuesta pues bastante tendría con intentar controlar el miedo de la población. Un proyecto de gigantescos túneles/refugio fue desechado por el temor a que los británicos no salieran de ellos. Se construyeron decenas de psiquiátricos en las afueras de la ciudad pues presagiaban una avalancha de personas. En el otoño de 1940, se iniciaron 57 noches consecutivas de ataque alemán que confirmaban todos esos miedos. Murieron 46.000 personas y se destruyeron medio millón de edificios.

Se confirmaron todos los miedos. Pero UNO no se confirmó: el miedo al comportamiento humano. Los hospitales psiquiátricos quedaron vacíos. El ataque fue en aumento pero tuvo como respuesta la exhibición del coraje. Los niños seguían jugando al fútbol y cada uno seguía a lo suyo. Las bombas letales destruían vecindarios cada noche pero la población inglesa ignoraba esos dantescos riesgos. ¿Flema? ¿Estoicismo característico? Y en las otras ciudades europeas pasaba lo mismo, el psiquiatra canadiense Mc Curdy (“La estructura de la moral”), decía que cuando cae una bomba, se producen 3 tipos de víctima (“La moral depende de los supervivientes; no de los muertos”):

1º. Muertos; la experiencia es devastadora
2º. Salvados por poco: impresionados y aturdidos
3º. Salvados por mucho: escuchan sirenas, detonaciones y se salvan
(Emoción asociada al  ataque es de excitación que hace que se crean invulnerables)

Todos somos propensos a tener miedo, pero lo peor es llegar a tener miedo al miedo. La conquista del miedo genera euforia. Cuando se muestra calma a pesar del peligro hace que la aprehensión propicie confianza, fuente de ese coraje tan deseado (Tesis de la dificultad deseable = No todas las dificultas son negativas).

Todo lo dicho hace que una experiencia dura sea soportable. Después de la crisis, es bueno quedarse con ello a pesar de la pérdida.

Lo que deben permanecer son los valores, desde los cuales se puede volver a crecer (Muchas gracias)

PREGUNTAS

(Moderación de D. Santiago Álvarez de Mon):

- CARLOTA, Es que me ha encantado tu ponencia. Conozco bien tus hoteles. En nuestra empresa, nos regalaban premios de RUSTICAE. Y tuve ocasión de disfrutarlos, con mi hijo en silla de ruedas. Hemos ido a hoteles adaptados. ¿Os ha interesado mantener la marca arriba? y vosotras, pobres abajo. ¿Era una estrategia?

- Sí. Nosotras habíamos sido escrupulosas en la selección de los hoteles para que la marca fuese de fiar. Pero durante la crisis, estuvimos sujeto al momento “grupón”. Nuestros hoteles sufrieron tentaciones de dejarnos y prostituirse con otros canales para recuperar nivel y percepción de calidad de producto. Hubo momentos duros que nos ha costado mucho  Hay que aguantar. Y las tarjetas-regalo han vencido contra los “Smart-box”/“La vida es bella”. NO se pueden comprar en gasolineras. La experiencia de una smart-box es conseguir hacer la reserva. La carne es débil y puedes relajarte pero nos hemos aguantado.

- Somos grandes viajeros. Lo éramos antes del accidente. Nos horrorizan los todo-incluido ¡Nos encontramos con grandes problemas al querer buscar hoteles con encanto, adaptados! Si lo hacéis cuesta muchísimo. Las personas con discapacidad no siempre pueden disfrutar de este producto. Tenéis una gran selección en RUSTICAE.

- Pepe, un escritor como tú que enlaza palabras con felicidad, ¿qué se aprende del empresario Pedro?

- Nos conocíamos hace 20 años. Era director general del Real Oviedo y yo entraba como consejero. Aprendí muchísimo y cuando escribía el libro volvió a ser mi ídolo. Reflejaba lo que él y su entorno me contaban. La lucha, el susto y la muerte.

- Pedro, te preguntaría sobre las emociones. No las reprimes, las manifiestas. ¿Porque os cuesta hablar de afectos, de sentimientos?

- No lo sé pero me encantó la naturalidad de Carlota. Yo no creo que pueda dejar una gran huella como empresario, pero sí con mis sentimientos como empresario. Falta en los empresarios salir de la coraza. No podemos ser personas, no podemos reírnos, la careta puede más y lo auténtico no siempre sale. “Nacimos originales y morimos como copias”. Cuando atendemos un patrón estamos perdiendo atrevimiento, valentía, consciencia, empuje… No podemos llorar ni reírnos…Y nunca podemos conocer a ese tipo genial que se esconde detrás del empresario.

- Balta, entre Susto y Muerte, tú eliges el Susto. ¿Qué relación tiene tu ser, tu mente con el tiempo? Va al pasado: ¿Qué tonto fui? O va hacia el futuro: ¿Dónde está el desafío?

- Como decía en la etapa de Shock, el tiempo se detiene. Solo recuerdo mantener la conexión con el mundo exterior hasta que hube delegado las tareas que tenía pendiente en el famoso Q4 (4º trimestre) de GE en la persona de confianza. Hablé con mi mujer para que intentara leer en mis labios la palabra ciclotrón y una vez que lo conseguí, el tiempo se concentró, única y exclusivamente, en mí mismo. Abandoné, incluso, la radio que, al principio, me hacía compañía. Escuchar música me deprimía, la actualidad también. La época tampoco era muy buena. Y simplemente, me centré en mí mismo. ¿No se te hace largo esto?, me preguntaba mi mujer. Tengo muchas cosas que hacer cada despertar, si estoy bien o mal. Viene el fisio, el otro, la otra y se acababa el día, viendo alguna película entera si me encontraba bien, como el gran sueño. Solo fui consciente de haber estado siete meses postrado en una cama, cambiando de estaciones sin darme cuenta, cuando llegué a mi casa.

Un aplauso inmenso a los cuatro ponentes.

¡Velada inolvidable y con dosis de humor! (Santiago Álvarez de Mon dixit)

¡Gracias Juan!
¡Gracias Know-Square!

Feliz 12º Cumple a Ciro (hijo de Carlota Mateos)

(Juan le entrega un presente en clave madridista)

Adjunto
0.0/5 rating (0 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies