•   
  •   

Mundo Orwell, ganador Premios Know Square 2019

Mundo Orwell, ganador Premios Know Square 2019

 

70 años después de la publicación de 1984 por George Orwell, nuestra sociedad empieza a mostrar muchas de las características que allí se presentaban. El Gran Hermano hoy en día no es necesariamente el estado, sino ese ser que tiene el poder y el interés de controlar nuestros datos. En palabras del autor, Ángel Gómez de Ágreda, Mundo Orwell pretende ser una reflexión sobre las implicaciones de la tecnología, sobre cómo afecta a nuestra manera de ser.

Es evidente que las nuevas tecnologías nos han traído nuevas posibilidades. Sin embargo si queremos aprovechar sus ventajas, sin caer en sus redes, debemos conocerlas en profundidad. Como reza el subtítulo de la obra, Mundo Orwell, es un manual de supervivencia para un mundo hiperconectado.

Mundo Orwell no es una revisión de 1984, sino que aprovecha su imaginería para presentarnos los riesgos a los que nos enfrentamos con el uso de las nuevas tecnologías.

Comienza el autor exponiendo los avances en general, y la problemática que presenta El Mundo digital. Ángel Gómez de Ágreda nos muestra tres formas de influenciarnos: a través de los filtros personales, a través de las opiniones de personajes públicos, o a través de corrientes de opinión creadas.

La información se sesga a través de los filtros personales, no sólo creados en función de nuestros gustos o datos de carácter demográfico, sino también introducidos por los creadores de los algoritmos. Filtros cuyo interés es manipular nuestra percepción de la realidad.

La divulgación de falsas acciones o comentarios de personajes públicos (deep fakes) pretenden dar veracidad a la información para influir en nuestra opinión. La perversidad del sistema conduce a que los desmentidos de estas falsas noticias (fake-news), sirven de propagación de las mismas (algoritmo populista).

Por último está la creación de falsas corrientes de opinión, bien a través de la manipulación de las fuentes (Wikipedia, titulares de noticias), bien a través de las tendencias, creadas y viralizadas a través de falsos internautas (bots).

Diferentes Ministerios semejantes a los de 1984 profundizan en estos temas.

 Así el Ministerio de la Verdad además de las “fake-news” ya mencionadas, presenta el fenómeno del exceso de información, la infoxicación, que conduce a reducir la misma a titulares, sin tiempo para profundizar en los contenidos.

El autor nos alerta, que el último fin de esta desinformación no es  confundir en los hechos, sino crear una duda permanente sobre la información en sí, lo cual conduce a la desconfianza en sistemas e instituciones.

El Ministerio del Ocio, plantea cómo será el mercado laboral. El  escenario  que se presenta es el de una creciente sustitución de puestos laborales humanos por robotizados, total o parcialmente. Los puestos de trabajo más humanizados, así como un reciclaje continuo en lo laboral son nuestra apuesta de futuro para seguir activos.

El Ministerio de la Libertad nos alerta de que los ataques en la red son cada vez más sofisticados. Tanto la deficiente seguridad por parte de los usuarios, como la falta de protección en el diseño de los componentes de la nueva internet de las cosas, facilitan la labor de los ciberterroristas .

Los ataques a particulares son el instrumento necesario para capturar “soldados” que se utilizan en ataques mayores a países o corporaciones. Estos ejércitos de botnets pueden conducir al temido apagón de la red de un país o de una corporación. Los fines perseguidos pueden ir desde desestabilizar o dañar la reputación, hasta obtener un suculento rescate.

El Ministerio de la Paz nos presenta cómo han cambiado los escenarios bélicos. Las guerras que se habían alejado del primer mundo, han regresado a nuestras calles y al interior de nosotros mismos de la mano de los terroristas.

El nuevo modelo militar combina el uso convencional con el de operaciones especiales, donde la tecnología tiene un papel singular a través de las operaciones de influencia y desinformación. Hemos pasado de las operaciones basadas en los efectos (EBO) a las operaciones basadas en los afectos (AFO) (ejecuciones llevadas a cabo por el IS).

El Ministerio de la Calidad de Vida nos propone cómo será el modelo de ciudad del futuro. Se tiende a ciudades inteligentes, en las que la domótica y el internet de las cosas nos hagan las cosas más fáciles. De lo particular, a los servicios de la urbe, optimizando los recursos de esta. Sin embargo, todas estas ventajas aumentarán la vigilancia sobre el individuo. El gran hermano nos observará y evaluará nuestros comportamientos en forma de “reputación personal cívica”. Si no cumplimos un mínimo podremos convertirnos en parias.

Por último, el Ministerio de la Educación aborda cuáles deben ser las reglas que rijan este nuevo mundo. En este punto el autor se plantea dos cuestiones fundamentales,

Por un lado, qué reglas “éticas” deben regir la construcción de robots e inteligencias artificiales de manera que se preserve lo humano. Por otro, cómo debe ser  la gobernanza del ciberespacio. Qué reglas debemos seguir para que este siga siendo de todos, respetando la libertad y la privacidad individual, sin caer en manos de países o corporaciones.

 

5.0/5 rating 1 vote

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies