•   
  •   

Tiempos de incertidumbre & Tiempos de ejemplaridad

Vivimos un tiempo de incertidumbre a nivel global nunca visto por las generaciones actuales. Estamos luchando, como nos contaba hace pocos días el JEMAD (i), contra un enemigo invisible, un enemigo que no entiende de corredores humanitarios, de respetar a los profesionales sanitarios, un enemigo que está devastando la economía e incluso rompiendo la cohesión de la Unión Europea.

«Para empujar a los demás ponte delante» Lao Tse

¿Qué podemos hacer los directivos de las compañías? Es la pregunta que más se repite en los últimos días por teléfono, por correo o por otros medios, la alta dirección de las compañías están preocupados ¿qué hacemos, nuestros proveedores de la India están cerrando? ¿qué hacemos ahora que los clientes no pueden salir de casa si nos dedicamos a la industria del ¿Qué podemos hacer los directivos de las compañías? Es la pregunta que más se repite en los últimos días por teléfono, por correo o por otros medios, la alta dirección de las compañías están preocupados ¿qué hacemos, nuestros proveedores de la India están cerrando? ¿qué hacemos ahora que los clientes no pueden salir de casa si nos dedicamos a la industria del 
  automóvil? ¿qué hacemos ahora que las empresas han mandado a sus equipos a trabajar en remoto y nos dedicamos a la explotación de centros de negocio? ¿qué hago ahora, soy comercial de una Escuela de Negocios, cómo le vendo un programa de formación a un directivo que está haciendo un ERTE (ii)?      

 Desde mi humilde atalaya os comparto una serie de recomendaciones ―reflexiones por si os sirven de ayuda.  
  Hace pocos días me recordaba un amigo hablando de las recomendaciones de San Ignacio de Loyola «en tiempos de desolación nunca hacer mudanza». No se trata de no hacer nada y dejar que pase la ola, ya que la ola nos puede llevar por delante, se trata de actuar con la mente fría, pensando en la compañía y todos sus stakeholders. En el día después cuando baje la marea, cuando volvamos a levantar las persianas de nuestros respectivos negocios, cuando «el jefe», que es como llaman en Mercadona al cliente, vuelva a entrar por nuestras puertas.   ¿Qué pensaran de nosotros? ¿Cómo nos verán? ¿Seguirán confiando en nosotros? Ese tipo de preguntas ¿las debemos de formular ahora o las podemos aplazar para después? nos pueden ayudar a reflexionar sobre ¿Qué medidas queremos tomar? ¿Qué medidas debemos tomar? Para al final proyectar las medidas que se tomarán.  

 La primera medida que estamos recomendado es redoblar los esfuerzos en comunicación, mandar una carta a todo el equipo humano de la compañía. Personalmente utilice dos modelos #SeguimosConectados (iii) y Gracias, héroes (iv). No son ni mejores ni peores que otras cartas dirigidas a toda la compañía, simplemente son las que mejor creíamos que nos podían servir de ejemplo.  

Segunda recomendación, si pensáis o ya habéis comunicado un ERTE en la compañía, lo lógico es una bajada importante de las retribuciones a todo el equipo de dirección y congelar los bonus. Estamos en un momento en el que estamos exigiendo grandes sacrificios a nuestro equipo humano y en el que la ejemplaridad cobra más sentido que nunca antes.  

 En qué cabeza cabe que mandemos a una parte importante de la plantilla de la compañía a su casa y sigamos manteniendo los sueldos de la alta dirección. Estoy dispuesto a inmolarme por la compañía, por 
  supuesto que sí, estoy comprometido con la compañía por supuesto que sí. La pregunta que nos haríamos sería ¿Cómo hemos conseguido ese compromiso del equipo humano?   

Algunas posibles respuestas podrían ser gracias a la cultura de la empresa, a la forma de vivir los valores. Valores como la altura de miras, la generosidad y la lealtad entre otrosv. Y como no la ejemplaridad, estamos viendo como los primeros ejecutivos anuncian que se recortan el sueldo como primera medida de contención (vi).  

 De esta pandemia saldrá una nueva hormada de líderes, y no serán como nos puede venir a la memoria al recordar el libro el hombre en busca de sentido de Viktor Frankl, los más fuertes serán aquellos que han sabido liderar desde la ejemplaridad

 Me gustaría cerrar esta reflexión que hemos querido compartir con todos parafraseando a Dostoyevski «solo temo una cosa: no ser digno de mi sufrimiento», nosotros la queremos reinterpretar como «solo temo una cosa: no ser un ejemplo para mi equipo».

 

(i)  JEMAD, Jefe del Estado Mayor de la Defensa 

(ii) ERTE, Expediente de Regulación de Empleo Temporal

(iii) #SeguimosConectados de José María Álvarez Pallete, 19 marzo de 2020

(iv) Gracias, héroes de Emilio Gayo, 20 marzo de 2020

(v) Pp. 43 La familia empresaria, Manuel Bermejo, Lid editorial, Madrid, 2020

(vi) Pp 38 y 39 Cuándo los que ganan más se bajan el sueldo, Paz Álvarez, Cinco Días, 28 de marzo de 2020

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/03/27/fortunas/1585340609_838234.html.html

Adjunto
0.0/5 rating (0 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies