•   
  •   

'Lisbon Minus 3'. Una nueva forma de gestionar las relaciones ONGS y Empresas (Artículo)

¿Qué buscan Empresas y Organizaciones No Gubernamentales (ONGS) cuando colaboran conjuntamente? ¿Qué buscan ambos actores sociales tan diferentes, en principio, cuando participan en acciones de partenariado? Dinero, comunicación, valor añadido, imagen, prestigio, promoción o, sencillamente, apoyo mutuo para desarrollar acciones que produzcan beneficio en el entorno....

¿Qué buscan Empresas y Organizaciones No Gubernamentales (ONGS) cuando colaboran conjuntamente? ¿Qué buscan ambos actores sociales tan diferentes, en principio, cuando participan en acciones de partenariado? Dinero, comunicación, valor añadido, imagen, prestigio, promoción o, sencillamente, apoyo mutuo para desarrollar acciones que produzcan beneficio en el entorno.

El acercamiento entre ONGS y Empresas ha sido en España un proceso largo, lento y repleto de recelos. Y a pesar de que las barreras de desconfianza van cayendo día a día, algunas siguen levantadas. Actualmente, afortunadamente, pocos piensan que estas instituciones se encuentran en lados totalmente contrarios. Y si lo han estado en algún momento los puentes que se han construido son muchos. Sin embargo, es cierto que continúan existiendo ciertos obstáculos que impiden que nuestro país esté, dentro en la Acción Social Corporativa, a la altura de los países anglosajones o centroeuropeos. Una de estas barreras es, sin duda, la falta de herramientas que permitan conocer la bondad de estos acuerdos de colaboración, evaluar la situación y los resultados de las colaboraciones por ambas partes.

A finales del pasado 2007 se presentó en Madrid una iniciativa que, sin ser la definitiva, puede abrir un camino en definir criterios que permitan a ONGs y Empresas poder evaluar el estado de su colaboración, individual y conjuntamente.

Este proyecto europeo, que se denomina ‘Lisbon Minus 3’, tiene a la ONG Economistas sin Fronteras (EsF) como impulsor en España, y a Aldeas Infantiles SOS y Telefónica como participantes voluntarios en la utilización de esta herramienta de evaluación de una forma experimental.

La metodología del ‘Lisbon Minus 3’ para la medición de relaciones estables entre organizaciones y empresas, forma parte de un proyecto europeo, coordinado por la organización Active Citizenship Foundation (FONDACA), de origen italiano, y cofinanciado por la Dirección General de Empleo y Asuntos Sociales de la Comisión Europea y UniCredit Group. El resultado es una guía práctica de fácil uso que muy pronto estará operativa al cien por cien para su utilización de forma gratuita por parte de cualquier asociación o empresa que desee utilizarla.

Este proceso de evaluación está basado en cuatro herramientas principales:

• Herramienta A. Son una serie de directrices que explican cómo utilizar el resto de las herramientas y que guían a las instituciones a través de los diferentes pasos del proceso de evaluación.

• Herramienta B. ‘Matriz de Evaluación del Partenariado’. Permite a cada actor particular llevar a cabo su propia evaluación de la relación mantenida por su organización o empresa. Está dividida en 4 dimensiones (Bases, Construcción, Gestión y Efecto del Partenariado), que permiten examinar esta colaboración en aspectos relacionados con el potencial, la transparencia, la estrategia, el compromiso, los roles y objetivos, los procedimientos, la comunicación y rendición de cuentas o la gestión de dificultades y éxitos. Hay una versión completa que contiene 35 indicadores y otra corta de 25. En uno y otro caso se debe otorgar una puntuación entre 0 y 3 por cada uno de los indicadores. Una vez completado esta matriz de forma individual, ambas partes celebran una reunión de evaluación donde se comparten los resultados.

• Herramienta C. Este es un diamante que representa gráficamente las fortalezas y debilidades del partenariado. Los cuatros puntos del diamante materializan las 4 dimensiones de la relación. El diamante se crea automáticamente mediante la inserción de los resultados de las respuestas ofrecidas individual y conjuntamente en la Herramienta B. Se divide en tres diamantes:

o Resultados y diamante del partenariado de la organización social.
o Resultados y diamante del partenariado de la empresa.
o Resultados y diamante del partenariado conjunto.

• Herramienta D. Es una guía que ayuda para establecer un nuevo ‘acuerdo del partenariado’ como resultado de las lecciones aprendidas y de los futuros compromisos contenidos en esta herramienta. Este instrumento se considera algo esencial para ayudar a los colaboradores a establecer conclusiones del proceso de evaluación y reiniciar o continuar su partenariado sobre bases nuevas y mejoradas.

Toda esta metodología ha contado con un trabajo previo, reuniones panaeuropeas y desarrollo posterior de FONDACA, la organización promotora. En el proyecto han trabajado 12 socios que han elaborado y mejorado el borrador de indicadores y la metodología para probarla en sus países respectivos. Entre los países que ya han probado esta metodología se encuentran Austria, Bulgaria, Dinamarca, Francia, Hungría, Italia, Polonia, Rumania, Eslovaquia, Reino Unido o España, y las empresas que se han implicado en estas pruebas pilotos han sido, por ejemplo, Microsoft, BP, Nokia, AstraZéneca o Telefónica. A ellas se han unido ONGS y Fundaciones como EsF, Business in the Community, Aldeas Infantiles SOS, Animar, Association os Slovak Consumers, la Universidad de Lisboa, World of NGO, Index Foundation o la Comisión Europea. El único requisito fue que la colaboración entre las partes --empresas y ONG-- fuera estable y durara más de dos años.

Este es un primer paso, pero se encuadra dentro de los pasos correctos que son necesarios dar para que las relaciones entre empresa y ONGS se basen en igualdad, profesionalidad y equidad. Sea cual se la razón última por lo que una empresa realiza Acción Social es necesario que sea clara: valor añadido, posicionamiento de marca u obtención de prestigio son razones loables cuando son transparentes.

También las ONGS deben tener claro sus aspiraciones a la hora de solicitar colaboración empresarial, se necesita realizar una reflexión interna y real, que permita reconocer las necesidades de la organización que pueden ser satisfechas por la colaboración empresarial y establecer que se puede ofrecer como contraprestación.

Una vez realizadas estas reflexiones y firmado un acuerdo de colaboración claro, esta herramienta, utilizada de una forma flexible y práctica, puede ayudar a llevar a mejor puerto una acción que siempre debe tener como último objetivo el beneficio de la sociedad, por tanto, de todos nosotros.

 

Links de interés:

  • Cittadinanzattiva’s European program, es una red formada por 80 organizaciones ciudadanas de 30 países que se dedican a contribuir al desarrollo de una Ciudadanía Europea Activa. www.activecitizenship.net
  • Economistas Sin Fronteras. www.ecosfron.org

 

 

0.0/5 rating (0 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies