•   
  •   
  • Inicio
  • Artículos y resúmenes
  • Otra sociedad, ¿otra política? De “no nos representan” a la democracia de lo común (Reseña del libro de Joan Subirats Humet)

Reflexiones sobre el emprendimiento, empresa y talento (Conferencia de Joaquín Lorente)

El pasado 17 de noviembre se celebró la sexta edición de los Premios de la revista Emprendedores -que dirige Alejandro Vesga- y que un año más congregó a lo mejor de la comunidad emprendedora de este país. Los premios fueron patrocinados por la Fundación INCYDE, que bajo la dirección de Ángel Colomina desarrolla una excelente labor a favor de los emprendedores españoles. La charla coloquio corrió a cargo de Joaquín Lorente, cuyos mensajes, aderezados de ingenio y buen humor, no dejaron indiferente a nadie. Joaquín está considerado como uno de los publicistas más influyentes de las últimas décadas en España, actualmente es escritor y creador de cursos relacionados con la creatividad. Su obra más reciente, “Piensa, es gratis” (Planeta, 2009) la comenta para nosotros, y trataré de resumir los puntos clave en sólo un par de folios.

El mensaje principal de Joaquín es que el éxito, si es eso lo que vas buscando, es fundamentalmente una cuestión de actitud, y un estilo de vida en el que el trabajo y el esfuerzo es la meta. Pensamos poco. No tenemos mucho tiempo, y cuando disponemos de él nos desconectamos, y esto es un error. Hay que dedicar tiempo a pensar en nosotros mismos...

Y nos dice Joaquín que, con tan sólo diez minutos, nuestra vida podría cambiar. Cuando piensas y te concentras, llegas más lejos, dice Lorente. En su libro, estructurado en 84 breves eslóganes sobre el talento, el autor defiende el impulso personal, el atrevimiento y el empeño en el trabajo como la fórmula del éxito. Lo mejor que puedes hacer es creer en ti y no relajarte. Hay muchas formas de vivir, pero Joaquín confiesa que ésta es la que él ha elegido.

Emprender es mejorar la sociedad, y sólo tenemos un tiempo y una energía, que no podemos desaprovechar. Maldecimos al río cuando baja con poco agua, pero la realidad es que no podemos hacer nada al respecto. Hay que entender el signo de la evolución, con un tiempo, una velocidad y una energía muy distinta a las que hemos vivido con anterioridad. Hay que mirar hacia atrás sólo para dar las gracias. Y hay que comunicar más. En el debate, en el que participaron Joaquín y Alejandro y moderó Manuel Campo Vidal, todos estaban de acuerdo en que hay que comunicar más, hay que comunicar mejor, hay que transmitir historias y hay que ilusionar con lo que cuentas.

Somos imperfectos: cuatro quintas partes de la Tierra son agua, y más de dos minutos debajo de ella… y nos ahogamos. En cambio, tenemos algo que no tiene el resto, y es un cerebro, que es lo que nos ha traído hasta aquí. No volamos, casi no nadamos, corremos menos que muchos de los animales, pero disponemos de una herramienta espectacular. Hay que recurrir al cerebro. Tenemos una oportunidad "bestial". En un momento donde predomina la cultura del cuerpo (yoga, dietas, gimnasio, quirófanos…) lo que realmente nos configura es el cerebro, es nuestra marca. Incluso disponemos de tiempo para sacar a pasear al perro, pero no tenemos tiempo para pensar…

Así que hay que empezar, y el primer paso es educarlo. El cerebro es un "hijo de su madre"…Es vago. Todos queremos ser ricos por dejar de trabajar… Es una fortaleza que hay que domar, hay que darle órdenes, y en la medida en la que le fijas, te obedece. Hay que hacerlo con mensajes muy concretos y con pocas palabras, ya que de lo contrario encontrará excusas para no obedecerte…

Y si lo entrenas, ya puedes utilizar entonces el triángulo del éxito, que tiene tres vértices: las instrucciones sencillas, el olfato del emprendedor y el coraje necesario para llevar las ideas a la práctica… Hay que tener una pasión. En contraposición, el triángulo del fracaso está constituido por un exceso de información y conocimiento, una importante carencia de olfato y poco coraje. Pero además hay que entender lo que nos distingue de los animales, el humanismo, la teoría que Joaquín llama "del bien": un bien es todo aquello que no queremos perder, y sólo triunfarán aquellos que aporten un bien que el cliente pueda entender. Hay que saber responder a la pregunta de por qué los demás tienen que confiar en nosotros, y hay que hacerlo con el menor número de palabras posibles. En todo caso, la mejor publicidad es la prescripción.

Un emprendedor sabe que un negocio va en serio cuando se lo "lleva a la cama"… Es en la cama cuando el cerebro se esfuerza y piensa en las oportunidades y en las amenazas. Y en todo caso, anima a emprender, y lo justifica con lo que califica como "la felicidad del emprendedor": aunque el negocio haya ido mal, todos están contentos de haberlo intentado…

Los consejos que Joaquín daría a un emprendedor ("Qué momento para tener veinte años", comentaba con nostalgia…), que decidiese poner en marcha un proyecto en estos momentos, serían:

  1. Entender y asumir el momento en el que estamos…
  2. Entender que hay muchos amaneceres en el mundo…
  3. Sacarse el pasaporte y buscar el conocimiento allá donde esté…
  4. Las raíces cuando crecen no hacen ruido…
  5. Preparación, libertad y pocas expectativas…
  6. Tener mentalidad de inventar un mundo nuevo…
  7. Ser consciente de las nuevas oportunidades que se van a abrir…Pero hay que escuchar.
  8. No dormir para que tu cliente duerma bien…
  9. No es necesario emigrar…Basta con salir, ver y volver…
  10. Buscar la generación del "ser" frente a la del "querer"…
Adjunto
0.0/5 rating (0 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies