•   
  •   

Decálogo del liderazgo afectivo: Principios Básicos (Reseña del libro 'Liderazgo afectivo. All you need is love' de Albert Jovell - Mapas)

Si queremos ser un buen Lider Afectivo hay que tener muy presente que la inteligencia se nos presenta en múltiples facetas y debemos de prestar aquí especial atención a sus componentes emocionales, sociales y morales. Tiene gran relevancia para el autor Albert Jovell una adecuada gestión de la Inteligencia Emocional, en primer lugar desde un punto de vista interior (al fin y al cabo es mejor líder el que mejor sabe liderarse a sí mismo). Aparecen como los pilares esenciales en el desarrollo de este nuevo tipo de liderazgo el Autoconocimiento, la Gestión de las emociones (empezando por nuestras emociones), el conocimiento de los otros y de nuestra relación con ellos y el conocimiento de la organización.

En esta segunda entrega, pretendo resumir los cuatro principios que, desde mi punto de vista, configuran los elementos de apoyo mediante los cuales el autor nos sitúa en un contexto inicial que aprovecharemos más adelante para avanzar en la implantación y desarrollo de un verdadero Liderazgo Afectivo, en estos se hace referencia a:

  1. Gestión y Liderazgo, "Se menos gestor y más líder".
  2. Sentimientos, Emociones, "Tus sentimientos te movilizan".
  3. Valores, Integridad, "Tus valores te identifican".
  4. Personalidad, Carisma, "Tu personalidad te delata".

Jovell nos inicia en este proceso de cambio a través de la diferenciación entre las cualidades y atributos de Líderes y Gestores. En cuanto a los primeros, se deben de tener en cuenta especialmente, la capacidad de trabajo en entornos de incertidumbre, la  asunción de riesgos y la motivación, por mencionar solamente algunos, que los separan claramente de los Gestores donde la seguridad, el inmovilismo y resolución de problemas cotidianos serían sus características principales.

Hasta ahora, y ejemplos no nos faltan, liderazgo y carisma parecía que tenían que ir de la mano, el líder por naturaleza debía ser carismático...pero para poder liderar el cambio, el cambio continuo (que es uno de los retos más importantes con el que nos tenemos que enfrentar hoy) es necesario asumir como elemento cotidiano un entorno de incertidumbre; analizar las emociones de nuestro equipo para dotarle de expectativas motivadoras y de certezas, con el fin de situar a sus componentes dentro de una zona de "Confortabilidad Psicológica" que favorezca su trabajo, deben de ser objetivos prioritarios en nuestra labor.

Por lo tanto la Organización Afectiva (tal y como Jovell la entiende) tendrá que estar dotada de un importante Capital Emocional, siendo este gestionado y promovido por el Líder Afectivo (ver el mapa anterior, Liderazgo Afectivo, fundamentos); este Capital Emocional nos dotará de un margen de maniobra que permitirá mejorar la eficacia del grupo, con una mayor capacidad de autogestión, mejor cohesionado y con una elevada confianza entre sus miembros.

En cuanto al terreno de los sentimientos, nuestras emociones provocan afectos que condicionarán nuestras acciones y decisiones, debemos de estar atentos a estas premisas. El autor nos propone, ante un problema de índole emocional,  su detección precoz para, mediante colaboradores de confianza, dotados de un perfil especial, a los que denomina "Gestores de Toxicidad", atajarlo a tiempo, antes de que pueda ocasionar malestar generalizado, no olvidemos que un simple malestar individual, con frecuencia puede acabar extendiéndose por toda la organización como una mancha de aceite.

Los valores, tanto del líder como de la organización liderada, deben de ser explícitos, las decisiones del Líder Afectivo tienen consecuencias de carácter ético para toda la organización. Nuestra integridad es esencial, ya que la integridad ofrece Certezas y estas tienen un incalculable valor en el mundo de hoy.

En cuanto a la personalidad, Jovell utiliza el modelo de cinco dimensiones (Big Five) para establecer un marco de referencia y separar el Liderazgo Afectivo de otros más clásicos como el Carismático, el Transformacional o el Transaccional. Nuestro Liderazgo tendría como característica singular que también se encuentra influenciado por la personalidad de sus seguidores, se podría decir que es un modelo bidireccional con todo lo que ello implica. En este caso la personalidad del líder evidentemente se transmite a la organización pero el nuevo líder, el Líder Afectivo, ahora es permeable.


Mapas a continuación, en "Documentación relacionada".

Adjunto
0.0/5 rating (0 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies